domingo, 19 de abril de 2015

SABES UTILIZAR UN COLIRIO O UNA POMADA OCULAR??



Cuando os prescribe el médico u os recomendamos los farmacéuticos un colirio o pomada ocular, para tratar diferentes patologías de los ojos, no siempre sabemos explicar bien cómo administrarlos. En los anuncios de TV de estos productos tampoco suelen mostrarlo.

 Y, claro, cuando llegáis a casa, os administráis la gota u os aplicáis la pomada en el ojo como podéis.



 Bien, los colirios, al ser formas farmacéuticas líquidas oculares, han de aplicarse de este modo:

 Primero nos lavaremos las manos con agua y jabón. Secarlas bien. Seguidamente, limpiamos las posibles secreciones del párpado con una gasita estéril.  A continuación, sostenemos el colirio entre las dos manos para calentarlo un poco. Transcurridos unos minutos, agitamos el colirio. Echar la cabeza un poco para atrás, de modo que el ojo sano quede algo más alto que el ojo afectado, para ello, ladearemos la cabeza ligeramente.
 Después de estos pasos, procedemos a la aplicación del colirio. Bajar ligeramente el párpado inferior con el dedo y aplicar el colirio en el saco conjuntival, con cuidado que no impregne al ojo ni al párpado.
 Tras administrarlo, parpadear para que se distribuya correctamente y eliminar el poco colirio que se derrama fuera del ojo con una gasa.
 Cerrar el envase y lavarse las manos con agua y jabón.

 Para mostrarlo de un modo más claro, os pongo esta ilustración del Colegio Oficial de Farmacéuticos de A Coruña:
Imagen del COF de A Coruña

                                               

   Las pomadas oculares las aplicaremos de un modo similar, sólo con ligeras diferencias al ser una forma farmacéutica semisólida:

 Primero nos lavamos las manos con agua y jabón y las secamos bien. A continuación, limpiamos las posibles secreciones del párpado con una gasa estéril. Inclinar la cabeza hacia atrás de modo que quede el ojo sano algo más alto que el ojo afectado.
 Bajar ligeramente el párpado inferior con el dedo y administrar la pomada. Cerrar el ojo y masajearlo suavemente para que se extienda bien la pomada. Cerrar el envase perfectamente y lavarse las manos de nuevo con agua y jabón.

Imagen del COF de A Coruña.
                                      

  Las pomadas oculares se recomiendan para ser aplicadas por la noche, pues permanecen más tiempo en el ojo y provocan una visión borrosa incómoda por el día.

 Espero que os haya sido de utilidad.

 Teresa Gil Alegre. Farmacéutica adjunta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...